Biografía

EFRAÍN DÁVILA APUNTES DE MOMENTOS IRREPETIBLES

Artículo publicado en revista Solo LÍDERES en 2017

Todo empezó como un hobby en la niñez, pero en la actualidad Efraín Dávila seduce con la calidad y calidez de sus tomas híper profesionales, que extreman la audacia para conseguir la captura de momentos irrepetibles. La fotografía publicitaria también lo cuenta entre sus protagonistas, y muchas de sus imágenes ilustran las marquesinas más impactantes de la capital del país. Placeres y logros de alguien que pretende sólo “seguir encontrando la excusa para viajar, conocer lugares y personajes, y disfrutar con lo que hago”.

De pequeño solía llevar siempre consigo una maquinita de fotos plástica, compacta y económica, de esas que no importa si se rompen o ensucian, para descubrir el placer de volver a casa cargado de imágenes.

Más adelante, fueron los viajes con amigos los que estimularon su temprana pasión: ver, disparar, retratar, recordar, imaginar y plasmar… todo un mundo que se abría ante él para ser contemplado y guardado no sólo en la memoria (elemento frágil y engañoso en ocasiones) sino también bajo las materiales formas del papel, en álbumes y cajas siempre abarrotadas, y luego en el insondable universo digital. Una pasión que supo tempranamente, debía estar ligada a la responsabilidad y el compromiso.

“A los dieciocho años”, recuerda con una sonrisa, “mientras estaba de vacaciones con amigos, llevé a la Costa una máquina fotográfica que me había prestado mi papá. Ahí me di cuenta de que la fotografía resultaba un poco más cara de lo que me imaginaba, ya que tuve que hacerme cargo de arreglarla luego de haberla llenado de arena en la playa”.

Un poco más tarde, otro viaje resultó iniciático para despertar una vocación que se mantenía escondida en los pliegues de lo casual y anecdótico. “Cuando tenía veintitrés años viajé en camioneta junto a tres amigos, desde el Norte de México hasta Buenos Aires”, señala. “Llevaba una cámara réflex que nos había prestado la novia de uno de ellos, estudiante de periodismo. Me adueñé de ese aparato y disparé cientos de fotos. Usaba rollos en color y también en blanco y negro, lo cual me recordaba las imágenes que mi padre tomaba cuando yo era niño. Durante esos días realmente descubrí que me gustaba mucho la fotografía”.

Y nuevamente, fue otro viaje el que dibujó las líneas de su destino actual. “En el año 2005 fui de vacaciones a San Martín de los Andes a la casa de unos amigos. Era mayo y nevaba copiosamente, el lugar se había convertido en un paisaje de cuentos. Ese pueblo que yo no conocía, me atrapó desde el primer momento. Durante mi adolescencia iba seguido a Bariloche de campamento y pensaba que era un buen lugar para vivir. Eso que había soñado lo tenía delante de mi vista y, a pesar de que tenía mucho trabajo en Buenos Aires, decidí afincarme allí. Hoy vivo en una cabaña rodeada de un bosque de Cipreses, Radales, Maitenes y Robles, y desde el living veo el Cerro Chapelco todos los días”.

Su actividad como fotógrafo profesional lo ha llevado por diversos lugares del mundo como Malasia, Nueva Zelanda, República Dominicana, El Salvador, Tailandia, Estado Unidos, Brasil, y México, entre otros.

Muchas de las experiencias recogidas en estos viajes le brindaron importantes lecciones de vida, que ha sabido guardar celosamente.

“Hace unos años, la competencia de Rally Provincial del Nequén  pasó por Junín de los Andes, en el camino que bordea el Lago Lolog”, recuerda nuestro entrevistado. “Por supuesto, uno siempre quiere estar lo más cerca posible de la acción, y mientras me encontraba al borde de la ruta, vi que se acercaba una Subaru. Fue un momento de vértigo en el cual disparé fotos y más fotos. El auto pasó a sólo diez centímetros de mi cuerpo  y de pronto me di cuenta de que tranquilamente me podría haber arrollado, sólo hubiera bastado una leve pérdida de control de parte del conductor, o un simple pozo en el camino”.

En otra ocasión, mientras trabajaba para la Agencia de Noticias ANRED, debió cubrir unos incidentes ocurridos en la fábrica tomada Brukman, que pasó luego a la historia como una de las primeras cooperativas de trabajadores post crisis argentina. “La fábrica permanecía ocupada por los obreros”, comenta, “ese día un juez había dado la orden de desalojo. Afuera había  unos trescientos integrantes de la Policía Federal, y más de cinco mil manifestantes de distintas agrupaciones políticas, asambleas populares, organizaciones piqueteras y partidos políticos, listos para enfrentarse”. Efraín continúa: “Mi puesto de trabajo estaba en las vallas que separaban a la policía de los manifestantes. En un momento todo se transformó en un tumulto de palos, corridas, gases lacrimógenos y balas de goma. Llegué a tomar una foto en ese preciso  instante, y luego otras más durante las corridas y tiros, que dejaron un documento importante de la represión policial. Pero también dejó en mí la sensación de saber que podía correr peligro físico en mi trabajo”.

Otra situación completamente diferente, y en apariencia mucho más placentera, también lo puso frente a las garras del peligro. “Haciendo una cobertura de República Dominicana para una revista de turismo, me dediqué a tomar fotos submarinas mientras buceábamos en la isla”, apunta, y enseguida agrega: “Yo sé bucear, lo hice varias veces, es hermoso, pero hay que ser disciplinado y hay un par de cosas que no se pueden dejar de respetar. Primero: no separarse nunca del grupo. Siempre hay que bucear con un compañero, nunca solo. Segundo: hay que respirar muy relajadamente y estando en control del manómetro todo el tiempo.  En esa ocasión estábamos a veintidós metros bajo el agua, y mientras retrataba a unos maravillosos corales llenos de pececitos, me retrasé y separé del grupo. Ese fue el primer error. El segundo fue que, debido a la pasión que le impuse a mi tarea, el oxígeno del tanque se consumió tres minutos antes de lo que hubiera debido, y yo no lo estaba controlando. Pero gracias a mi experiencia fui capaz de no cometer el tercer error: desesperarme. Empecé a subir sin prisa pero sin pausa, siendo muy consciente de que tenía que moverme lo más rápido posible. Llegué a la superficie con la última gota de aire. Me asusté en serio en esa oportunidad”.

Entre las mayores satisfacciones que le dio la profesión cita el haber conseguido clientes importantes, las campañas publicitarias realizadas para la Provincia del Neuquén, y la Secretaria de Turismo de San Martin de los Andes, la alegría de ver gigantografías con sus fotos en plena avenida 9 de Julio y en los shoppings más importantes. Entre sus orgullos más grandes se cuenta también el haber sido convocado por una agencia holandesa para hacer fotos a Máxima Zorrieguieta, cuando estuvo de visita con su familia en Villa La Angostura. Y además haber recibido un mail de Facundo Arana diciendo: “Estimado Efraín, no me puedo dormir… te escribo para agradecerte ¡sos un tipazo! te pusiste al hombro mi urgencia por hacer una producción y con un profesionalismo impecable y la mejor predisposición te encargaste de hacer un laburo sin esperar nada a cambio”.

“Son experiencias que atesoro”, asegura, “aunque también me hace muy bien escuchar y leer a los alumnos que han pasado por mi Curso Básico e Intensivo de Fotografía, cuando se refieren a mi forma de entregar los conocimientos”.

Entre sus maestros destaca a Alicia (falta apellido), docente de la Escuela Municipal de Fotografía de Avellaneda. “Es un personaje divino”, dice, “y gracias a su personalidad sincera aprendí que sólo se trataba de ser tenaz. Mi otro maestro fue Juanjo Traverso, con quien hice un Curso de Fotoperiodismo en la ciudad de La Plata. Aprendí mucho de él, sobre todo cómo moverme con mi cámara. Aún trabaja en el diario Clarín como reportero, y por suerte somos amigos”.

Puesto a nombrar las cualidades de un buen fotógrafo indica una diferencia sustancial, dependiendo de las áreas de trabajo o la materia de interés o investigación a la que cada profesional se aboque.  Con mucho sentido común dice: “Creo que para los reporteros gráficos que trabajan a diario en la calle registrando la realidad, una cualidad importante es la rapidez para poder captar la inmediatez de lo que está ocurriendo y no se repetirá. Para aquellos que se dedican a retratar la naturaleza, la paciencia es indispensable como cualidad de excelencia. Están esos otros que con su cámara buscan y buscan algo que los motive a redescubrirse, y allí ser inquieto es la condición. Están los que en su obsesiva búsqueda de la imagen casi perfecta trabajan muy duro, y entonces la perseverancia es la herramienta fundamental. Para quienes hacen fotografía publicitaria, lo importante es interpretar al cliente, sabiendo trasmitir en una sola imagen la idea completa del producto. Para un buen retratista no hay nada mejor que la innata y humilde seducción para lograr que los desconocidos bajen la guardia sin que se den cuenta, y uno pueda robarles un segundo de sus vidas. Hay tantas cualidades diferentes, como fotógrafos hay. Y si uno puede tener un poquito de todo para poder ajustarse a cada ocasión, entonces la experiencia y la versatilidad es lo importante”.

Dice que su foto más lograda fue una imagen tomada a las cuatro de la mañana en el muelle sobre el Lago Lacar de San Martín de los Andes, una noche despejada en que “no llevaba trípode, ni disparador automático”. “Tuve que concentrarme y sostener mi dedo sobre el obturador durante cuatro minutos enteros”, explica, “manteniendo una respiración muy pausada y tratando de controlar mi cuerpo para que se moviera lo menos posible, mientras la cortinilla quedaba abierta en un disparo de muy, muy, muy lenta velocidad. También me gustan mucho algunos retratos que supe robar  por ahí: un abuelo mapuche con su nietito durmiendo en el regazo, y un arriero que encontré al norte de la provincia del Neuquén”.

Por último asegura mantenerse anclado en el presente para poder extraer al máximo los jugos de la vida. “No pienso demasiado en el pasado, ni me ilusiono con el futuro que no sé si llegará. Pero seguir encontrando la excusa para viajar con la fotografía, conocer lugares y personajes y disfrutar de mi trabajo por el mundo es algo que por ahora figura entre mis proyectos”, dice este autor de imágenes soñadas, colaborador de la perennidad de la belleza de las cosas.

Curriculum Vitae

Efraín Dávila.                                                                                               

Fotógrafo profesional.

Imagen publicitaria para destinos y productos turísticos.

2019

Producción fotográfica y audiovisual en la provincia de Neuquén para Eneray empresa italiana de energias renovables. Fui seleccionado entre varios profesionales por esta importante empresa internacional para realizar la imagen pubicitaria de sus productos e instalaciones en la Patagonia

2019

Producción fotográfica y audiovisual de Invierno para la Secretaria de Turismo de la localidad patagónica de Villa La Angostura

2017 – 2019

Colaborar estable revista Travel Magazine.

Tapa y covertura nota central Polinesia Francesa en la Edición Nro 49 Diciembre 2018

2015 – 2019

Colaborador estable revista Solo Líderes – Artículos sobre destinos turisticos internacionales

Febrero 2018

Productor y Realizador Audiovisual en campaña en video Sello de Origen de productores de San Martín de los Andes para la Subsecretaría de Trabajo y Empleo de la Municipalidad de San Martín de los Andes.

1999 – 2016

Distintas colaboraciones en los suplementos de turismo de Diario Rio Negro, Diario Clarín, La Nación, Perfil, Revista Solo líderes, Revista Go Travel & LIving y Revista Lugares entre otro medios nacionales.

2008-2017

Producciones fotográficas para el Ministerio de Turismo de la provincia del Neuquén.

2016

Productor y Realizador Audiovisual en campaña en video ¨Esperando la Nieve¨ para la Secretaría de Turismo de San Martín de los Andes.

2014

Ministerio de Turismo de la Nación. Campaña publicitaria Nieve en Argentina.

Gigantografías en grandes avenidas de CABA y a lo largo de todo en país con capañas en medio gráficos.

2014

Realización de la nueva imagen publicitaria de la Dirección de Turismo de Piedra del Águila, 

2012 – 2015

Imagen Publicitaria de la Secretaría de Turirmos de San Martín de los Andes

2013 – 2014

Imagen Publicitaria de la Secretaría de Turirmos de Junín de los Andes

2014

Contratado por la Gobierno de Entre Ríos para realizar un relevamiento fotográfico general de varios puntos de la provincia. Contratado por la empresa cordobesa +Eventos para la cobertura del evento deportivo de Roc de los Andes. Coordinador de un equipo de 6 fotógrafos durante 3 jornadas.

2013

Contratado por Fox Channel para hacer una producción de imágenes del programa Ariel a la Parrilla en SMA.

2013

Trabajo de fotografía documental. Relevamiento fotográfico de Primeros Pobladores para la Municipalidad de Piedra del Águila.

2012

Contratado por Picture Press Holland (Agencia de prensa holandesa) para cubrir fotográficamente nota con Máxima Zorreguieta en Villa La Angostura.

2011

Producción fotográfica en La Rioja. Imágenes utilizadas para el Stand que la provincia tuvo en la F.I.T. Feria Internacional de Turismo Buenos Aires, Nov. 2011 y para diversas piezas de comunicación en la promoción del destino.

2011

Cobertura de prensa para Movistar el concierto de Jane ́s Addiction en Buenos Aires en el marco del Free Music Movistar

2010-2011

Producción general de la cobertura fotográfica del evento deportivo Tetra Chapelco 2010. A cargo de un equipo 6 fotógrafos.

2005 – 2019

Producciones de imagen fotográfica para hotelería y gastronomía.

2002- 2005

Fotógrafo colaborador de la Agencia de Noticias Red Acción (ANRED).

2001

Fotógrafo colaborador de la Agencia de Noticias Indymedia.

1999 – 2002

Colaborador estable de la revista Argentina Traveller de San Marco Editora.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *